::HOJALATA DE COLORES EN SAN PABLO::

Víctor Rubén Hernández es especialista en trabajar con la Hojalata. Crea alhajeros, figuras navideñas entre otras cosas más. Sus productos más elaborados son los músicos, pues se hace pieza por pieza con mucho detenimiento y cuidado. Él fue el maestro que el sábado 18 de agostó impartió el taller GMAPO Hojalata en el atrio del ex convento de San Pablo.

Eran 18 personas de todas las edades las que participaron en el taller, todos con el objetivo de pintar y aprender a manejar este metal. El maestro llegó acompañado de su comadre quien es la que le dedica mayor tiempo a pintar.  A las 10 en punto Víctor Rubén comenzó con una introducción el taller en la cual platicó sobre su vida y su pasión sobre este “oficio”, la gente realizó preguntas sobre su trabajo y el muy amablemente las contestó. Seguido de esto, repartió las figuras que previamente llevó hechas que era corazones, pájaros, campanas, flores y búhos.

Ya repartidas la figuras, el maestro comenzó a explicar la manera en que se crean las pinturas. La pintura de la hojalata es creada por el mismo maestro, no se compra ya hecha, él mezcla distintas cosas en ellas como el tiner para que se obtenga un color en específico. Y así los alumnos comenzaron a pintar las piezas escogidas por ellos mismo.

Conforme avanzó el taller, Víctor les pidió a las personas que se acercaran a su lugar para que dibujaran sobre el pliego de hojalata la figura que desearan y así se crearon perros chihuahuas, sirenas, aztecas, flores, monstruos,  entre muchas cosas más. La gente echó a volar la imaginación.

Al finalizar, la gente se retiró sumamente contenta, ya que al asistir al taller no sólo trabajan en sus piezas, también interactúan de manera directa con los artesanos aprendiendo de ellos, de sus vidas y de su trabajo lo cual hace que las personas valoren y aprecien el gran trabajo de los Grandes Maestros del Arte Popular de Oaxaca.

Imagen

::FIGURAS DE MADERA EN SAN PABLO::

Sábado 11 de agosto, Agustín Cruz Tinoco se presenta por la mañana en el ex convento de San Pablo para impartir el Taller GMAPO Escenas en Madera. No llegó sólo, llegó con su hija Edilma quien es experta en pintar las piezas fantásticas que su papá talla en madera, entres los dos lijan pero es ella quien combina los colores y les da vida a las figuras.

Eran casi quince personas las que estaban esperando con ansias que iniciara  el taller. El maestro comenzó por saludar de manera muy amable a todos los alumnos que estaban sentados en las mesas en el atrio del ex convento, ahí se dio el taller, seguido de eso, presentó a su hija y entre los dos empezaron a repartir las piezas de madera.

Había ángeles, perros de raza bóxer, cisnes y patos, cada persona estaba preparada con pinceles y sobre las mezas se colocaron botes con pintura acrílica para comenzar a echar a volar la imaginación. La primera indicación fue ponerle un color base a la pieza, en su mayoría las personas aplicaron el color blanco pero a su vez gente le puso color rosa, azul y morado haciéndolos aún más mágicos.

Edilma ayudaba a todos los participantes, gracias a ella los alumnos aprendieron como pintar aunque se debe resaltar que es de admirarse el pulso que ella tiene al pintar las figuras, crea líneas que le da forma a los animales, y les pinta los ojos haciendo que el animal o ángel tengan una expresión sumamente real. Cabe señalar que mientras Edilma pintaba el maestro Agustín explicaba la realización de cada una de las piezas, enseñó fotos en las cuales mostraba los concursos en los que ha participado y también revistas donde se habla de él.

El maestro Agustín se destaca por hacer escenas en general, él es creador de nacimientos con piezas de 50 cm de alto y de distintas figuras religiosas que talla en madera como Sirenas que soportan a un nacimiento o Jeeps con los Santos Reyes. Los colores que la familia Cruz utilizan son vivos y brillantes, lo cual hace que las piezas se vean coloridas e irradien felicidad.

A diferencia de muchas familias, los hijos del Gran Maestro Agustín Cruz Tinoco continúan con la realización de piezas talladas en madera, sus  hijos aprendieron de él y seguirán con el legado que les ha dejado su padre.

 

 

 

 

 

::ETERNAMENTE FLOR EN SAN PABLO::

Apenas el sol asomaba algunos destellos de luz sobre la fachada del Espacio San Pablo cuando las instalaciones comenzaron a albergar a los participantes del taller flor de siempre viva, impartido en el atrio de nuestra casa. Ahí se concentraron la historia y el poder de esta flor inmortal que ha otorgado a la familia de artesanos una gran herencia de nuestra cultura, de nuestras tradiciones y de nuestra vida cotidiana. 

Olivia Sánchez Mateo conversó con gran entusiasmo sobre la importancia de esta actividad familiar, llenándonos de sabiduría y respeto ante el arte de crear figuras y diversas piezas con esta flor. En nuestros oídos fue colocada la importancia de esta labor en el seno de la familia Cornelio, y en nuestras manos un legado inmortal como su principal ingrediente, la flor de siempre viva. 

Se abrió entonces el espacio para la creación de las piezas y la experiencia es inexplicable. Conocer los materiales, el alambre, el hilo tratado con chapopote, la hoja de plátano seca que se humedece en una bolsa de plástico y por supuesto, la flor inmortal. Es difícil imaginar que materiales tan sencillos doten de elegancia y vida a estas piezas tan representativas de la cultura oaxaqueña. Al final, estos elementos conjugan una importante artesanía, vistosa y alegre con esos colores naturales de las flores que evocan nuestros días de fiestas a los santos patronos; aquellas formas caprichosas que con galantería las chinas oaxaqueñas desfilan en las concurridas calles de nuestra ciudad. 
Cada detalle es importante en la fabricación de las artesanías, el tiempo y la dedicación deben ser primordiales, y sobre todo el cuidado. Con asesoría de Israel Raymundo y Montserrat Raymundo las piezas de todos los participantes comenzaron a tomar forma. El alambre sirve como la columna vertebral que es envuelto en la hoja de plátano húmeda, y es gracias a un hilo encerado que mantiene la hoja atada al alambre. Esta hoja de plátano sirve como colchón en donde la flor de siempre viva será colocada. Una vez que el alambre está completamente forrado de la hoja y atado a cada extremo, es vestido de la famosa flor, muy parecidas a las tachuelas, ya que son complementadas con una pequeña punta de cobre para ser enterradas en el colchón de hojas, de esa forma, cada uno de los capullos es colocado para darle color y presencia a las canastas de china oaxaqueña que realizamos en el taller.

Así pasaron cuatro horas de concentrada labor, entre risas, minucioso trabajo y extraordinarios asesores, el taller llegaba a su fin con el objetivo principal alcanzado, mostrar la importancia, la calidad y transmitir el conocimiento de nuestras tradiciones. El Espacio San Pablo cierra nuevamente con un nuevo taller de Grandes Maestros del Arte Popular de Oaxaca, para volver el próximo sábado con un nuevo mar de conocimiento y sabiduría .

 

Imagen